- CONECTANDO VIDA -

BLOG

Viví la

Experiencia

¿Dónde hay un atajo?

¿Me pueden decir, donde hay un atajo?, ¡yo necesito un atajo, es más! ¡Estoy buscando uno en este preciso momento!

• Una palabra “TABU” para los cristianos en su caminar con Dios.

• Pero también una palabra muy buscada en nuestro google mental, (en nuestro inconsciente) Es fascinante saber cómo funciona nuestro cerebro/mente, como impacta e influye en nuestro subconsciente, según con lo que nos estemos alimentando espiritualmente.

¿De qué te estas alimentando?

¿Qué les estas dando de comer a tu alma, a tu mente?

¡Vuelvo a repetir!

¿De qué te estas alimentando?

¿Qué les estas dando de comer a tu alma, a tu mente?

¿Tu GPS, de que satélite toma información para guiarte?, de Dios o de … quien ¿?

Siempre queremos evitar los procesos de Dios en nosotros, queremos evitar la colectora!! Y subimos a la autopista para llegar más rápido! Y no tener ningún problema en el camino…,

¡Pero no entiendes que Dios quiere, y necesita que vallas por colectora!!!, El necesita que no tomes ningún atajo!!, sino que vallas por donde el GPS del Espíritu Santo te guía!

Es necesario que vallas por colectora, porque es parte del proceso de Dios para tu vida, tienes que entender que no te sirve saltear etapas de la vida, cada etapa sirve para aprender, para mejorar, para madurar, cada proceso en la colectora de Dios, nos capacita, con amor, paciencia, templanza, mansedumbre, obediencia, ¡Te capacita con el fruto del Espíritu Santo!,

Pero si eres de los que buscan atajos para llegar, lamentablemente, llegaras al lugar que debas llegar, pero antes de tiempo y sin estar capacitado para tomar y disfrutar todo lo que Dios preparo para tu vida. Hay un solo camino que debes tomar y es por colectora. Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6).

Eduardo quinteros
pastor

SUELTA PERDON Y SE LIBRE

Tener libertad al pedir perdón es una de las sensaciones más hermosas que pude sentir en mi vida. Sentir por años cadenas que arrastraba por llevar cargando en mi espalda y en mis brazos, errores y equivocaciones de otras personas, ser esclava en lugares donde no sabía cómo había llegado, por ende, no saber salir, lugar oscuro lleno de reproches, preguntas sin respuestas te llevan a perder el amor hacia tu cuerpo, tu familia, tus sueños, tus expectativas, no puedes vivir…, solo sobrellevas tu existencia.

Hasta un día escuchar la palabra “SOLTAR” me hizo entrar en sí, ¿Cómo debo soltar?, si yo fui la víctima en todo caso, mis opresores fueron los culpables… y comenzaron nuevamente las preguntas, pero esta vez sí, tenía respuesta, sin palabras, sin música, sin sonido, era solo su presencia, la presencia del Espíritu Santo de Dios, abrazándome, completando cada espacio vacío en mi corazón, convirtiendo mi corazón de piedra por uno de carne (Ezequiel 11:19-20) preguntándome ¿quieres ser libre? ¿quieres ser diferente?, ¿ver las cosas como realmente son?, y entre lágrimas mi respuesta fue; “Sí”, y me volvió a decir “SOLTA PERDON”. Así lo hice.
A partir de ese momento el peso que me ahogaba, presionaba mi pecho y cansaba mis brazos, comenzaron a alivianarse, comencé a ser libre... ¡Quizás te pasaron cosas horribles, o no tan feas, pero hoy tienes la oportunidad de ser libre y no ser esclava de las malas situaciones que viviste o vives, si hoy!, no mañana. Tu libertad está esperando por ti, la sentirás y la podrás disfrutar solo cuando comiences a “SOLTAR PERDÓN”. Dios te bendiga y te guíe en cada decisión tomada de ahora en más.
Natalia Maciel
Pastora

Escríbenos

Dinos que te ha parecido nuestro blog

-nos mantenemos en contacto-

SÍGUENOS EN LÍNEA

oficial

social media

© Copyright 2021 conectandovida - todos los derechos Reservados - powered by uelcloud.media
Traductor »